Divulgar la ciencia para construir cosmovisión humana

Muchos descubrimientos, pensamientos e inventos han cambiado la historia y su curso; ideologías, avances tecnológicos, perspectivas que tenemos sobre el mundo en un tiempo determinado, e incluso, conocimientos acerca de nuestras capacidades y limitaciones como seres humanos. Forjamos una cosmovisión o estructura de mundo acerca de la realidad y su entorno basado en valoraciones y principios dentro de las diferentes culturas.

Todo lo que nos rodea es producto de un sinfín de factores biológicos, físicos, químicos, ideológicos, sociales, y tanto más, que va formando y tejiendo una matriz de conocimientos, experiencias y consecuencias en la vida y en las relaciones humanas. Hace quince o veinte años atrás, jamás habríamos imaginado que estaríamos conectados a un computador la mayor parte del día, que podríamos ver en directo conferencias dictadas a miles de kilómetros o que con una herramienta virtual, podrías juntar a tus conocidos y saber todo de ellos, sin necesidad de verlos o hablar con ellos. ¿Habríamos imaginado que con un solo clic podríamos ver nuestra casa o la de cualquiera en el mundo en unos segundos?

La tecnología y la ciencia avanzan muy rápido, tanto que a veces no alcanzamos a asimilar una idea, cuando ya nos invade otra. Esto tiene repercusiones, no sólo en la calidad de vida y las relaciones humanas, sino también en el entendimiento del mundo, las razones y el valor de la vida. ¿Para qué desentrañar los misterios de la vida, los orígenes y sus matices?

La ciencia hoy se encuentra en una etapa de exploración, de apertura a nuevas visiones y perspectivas para comprender el mundo, por encontrar el origen de la vida. Los cuestionamientos que surgen al respecto, han sido en parte, gracias a las diferentes evidencias que han aparecido a través de los años, y que, gracias a los avances tecnológicos han podido ser percibidas. Antes de la existencia de un microscopio, sólo podíamos imaginarnos la existencia de partículas que constituían los elementos y su funcionamiento, pero cuando pudimos “verlo” se nos abrió un mundo de interrogantes y de admiración, nuestra curiosidad empezó a abrir paso a muchas preguntas, a misterios que antes se atribuían a divinidades y que hoy, podemos comprobar, investigar e –incluso- manipular, estemos o no de acuerdo.

A medida que avanzamos en estos ámbitos, descubrimos cosas nuevas y nos damos cuenta lo mucho que tenemos que aprender de la naturaleza y la perfección de la vida. De lo pequeño, pasamos a lo infinito, la cosmología, las leyes físicas, la energía que nos mueve y que interactúa con todo, el universo y el movimiento. El cómo al unir dos elementos químicos, se forma otro totalmente distinto e individual. O querer destruir una partícula para comprobar la existencia de otra, y encontrarnos con nuevas interacciones que jamás habríamos imaginado. Todo esto pasa hoy a nuestro alrededor y, si bien no podemos llegar a comprenderlo todo o estar de acuerdo con la intención de estos experimentos, es una realidad y las implicancias nos afectan de una u otra manera.

A pesar de lo mucho que aprendamos, las concepciones y las creencias están arraigadas a suposiciones, percepciones que delimitan nuestra visión y -muchas veces- es imposible derribar estos marcos de entendimiento porque la ciencia y sus implicancias son complejas de entender para las personas que no hemos recibido formación científica. Mi intención es eexplicar y dar forma a algunos fenómenos científicos, filosóficos y sociológicos que forjan la experiencia humana, visto desde una perspectiva comunicacional y, sobre todo, hacia las implicancias que tienen para las comunidades sociales y la naturaleza.

Comunicación para las personas, construyendo sociedad humana

Las relaciones comunicacionales que tenemos con el entorno muchas veces pasan desapercibidas y son elementos fundamentales para construir imaginarios y sistemas culturales. Aromas, colores, pausas, silencios, sonidos, son sensibilidades que construyen una forma de ver el mundo diferente en cada persona.

Los códigos espirituales de las religiones o de las relaciones familiares también son parte de este conjunto. Todo lo que percibimos con los sentidos determina nuestro habitar y convivencia humana.
Cuando comunicamos, muchas veces nos centramos en el qué o el impacto visual que generaremos,  pero algo fundamental es el cómo nos dirigiremos a los integrantes de las diferentes comunidades.

El entorno (social, material, emocional, etc.) donde se mueve una persona, define su actuar y sus relaciones, es parte de la constituciónn ambiental que define y posiciona su identidad. El conjunto de estas definiciones, hacen a las personas susceptibles o resistentes a los mensajes comunicacionales y deben ser objeto de estudio para los que construimos este diálogo que viene determinado por un objetivo, pero que se transforma en nutriente canalizador de comunicación.

Entonces ¿cómo construir bajo la diversidad de las distintas comunidades?

La forma como actuamos incide en los otros, la forma como vemos el mundo, como nos relacionamos, la manera como hemos sido educados, las relaciones sociales, afectivas, biológicas y tanto más.

Los comunicadores debemos ser capaces de ver  no sólo “el panorama general” sino también cada una de sus distinciones, y buscar la comunicación para las personas. Nos ayuda a visualizar la comunidad para construir mensajes apropiados y canales efectivos para aportar a los procesos de interacción y generación de acuerdos, cambios de perspectiva, giros paradigmáticos.

Debemos afinar los sentidos para recoger las comprensiones locales del medio, la semántica social, espiritual, material y también la composición biológica de nuestro convivir.

Experiencia y experimentación

Cuando somos capaces de observar finamente, reconocemos elementos que tejen una telaraña de relaciones y emociones que sostienen la cultura, los hábitos, el devenir de los procesos sociales. Nuestros sentidos se convierten en la puerta de entrada hacia el entendimiento de las comunidades y comprendemos el por qué de los paradigmas que nos enfrentan a diario, siendo capaces de analizar con mirada integradora las soluciones para las comunidades humanas.

Un paso fundamental es la experimentación dentro de la comunidad, ser parte del problema, sentir, oler, apreciar, emocionarnos con lo que estamos observando.

No debemos olvidar que los objetivos que nos proponemos, son para personas, familias, emociones, motivaciones, relaciones humanas que debemos respetar y tratar de entender para generar soluciones comunicacionales a los problemas que los aquejan.
Éste es un primer paso para comprender que la comunicación es una de las herramientas más importantes para construir sociedad y ser capaces de mejorar nuestra calidad de vida, nuestras relaciones sociales, la integración de la diversidad y el habitar humano.

- Agradezco la inspiración de esta artículo a Mauricio Tolosa y su libro “Comunicología, de la aldea global a la comunidad global
- La fotografía superior pertenece a Guillermo Galindo.

Neurociencia y Aprendizaje

Nuestro aprendizaje está mediado por los signos que representan ideas, conceptos, cosas. Estos signos son referencias de lo que vemos y experimentamos y se dirigen a nuestro cerebro gracias a la corporeidad que nos constituye. El cerebro es la herramienta más poderosa que poseemos, el encargado de juntar, almacenar, corresponder y referir todo lo que percibimos. Los esfuerzos de la ciencia a su investigación apuntan a comprender de qué manera funciona y qué factores influyen en que cada cerebro sea diferente.

Antes, se pensaba que nuestra capacidad intelectual era debido sólo al raciocinio y la lógica atribuida al conocimiento por adquisición de contenidos. Hoy sabemos que para que eso suceda, el cuerpo debe recibir estímulos y reacciones. El aprendizaje se obtiene gracias a la activación de los recuerdos y la forma como se tejen en nuestra mente. Así hay estímulos que son más poderosos que otros, nos llaman la atención y nos generan reacciones a nivel sensitivo más significativos.

El cuerpo secreta neurotransmisores que activan ciertas partes de nuestro cerebro, es así como somos capaces de atribuir características y modelar el pensamiento. Cuando nos enfrenamos a una situación placentera, secretamos serotonina, al estar deseando algo, nuestro cuerpo (activado por el cerebro) libera dopamina y cuando nos enfrentamos a una situación donde necesitamos estar alertas, actúa la adrenalina.
Es así como nuestros sentidos, supeditados por los estímulos físico-químicos, reaccionan, se clasifican y almacenan en nuestra memoria.

(El mapa conceptual a continuación fue extraído de este sitio web y simplificado para este artículo).

En cuanto al aprendizaje y memoria, existen diversas teorías (que explicaré en artículos posteriores) sobre la constitución y aprehensión del conocimiento. La integración de la comprensión desde lo físico a lo cognitivo es lo que adquiere más interés. Varela, Thompson y Rosch visualizan de manera interesantísima el concepto de Embodied Mind”, desde el cual podemos comprender muy integralmente la forma que tenemos para conocer el mundo desde la perspectiva biológica, mental, perceptual y experiencial.

Cada vez hay más descubrimientos al respecto, ahora sólo conocemos una ínfima parte de la complejidad que nos constituye y cada vez se pone más interesante. La comprensión holística de nuestras capacidades y la forma de relacionar el mundo simbólico con el mundo físico nos acerca a una bella forma de mirar el mundo completamente nueva donde no sólo somos espectadores, también nos ayuda a mejorar la educación y las relaciones humanas. Una de ellas es la enseñanza de la lecto-escritura, el análisis que se ha hecho respecto a cómo pensamos nos deja una forma interesante de observar. El Doctor Carlos Loggat en su artículo “Cómo lee nuestro cerebro”, habla sobre la forma de construir conocimiento por la descomposición simbólica, es decir, el cerebro aprende recibiendo estímulos por medio de los sentidos, descompone, asocia y construye. Debido a esto, es vital que a los niños se les enseñe a leer con fonemas y grafemas, por ejemplo, porque les entrega herramientas superiores a la repetición de palabras completas que era la forma de enseñar a las generaciones anteriores. Así también la matemática, es mucho más natural aprender la lógica detrás de los ejercicios y la relación de los factores que aprenderse las tablas de multiplicar o las fórmulas específicas.

El cerebro es maravilloso y mientras más aprendamos a descifrarlo, más entenderemos de nosotros mismos. Los invito a seguir aprendiendo juntos con sus comentarios, aportes y/o sugerencias de lectura.

Link de interés:
http://www.asociacioneducar.com/ 

Url corta: http://bit.ly/Jfhj7b

Responsabilidad profesional del diseñador

Me sugirieron que escribiera acerca de la responsabilidad profesional del diseñador, creo que para esto no hay regla o norma especial, pero probablemente una guía para identificar factores que son importantes, puede ayudar a dimensionar y visualizar la forma de respetar nuestra labor y crear conciencia en el cliente de que nuestro trabajo va más allá de una respuesta gráfica.

Algunos puntos importantes a considerar son:

Cree en tu trabajo y respétalo.
Lo primero es darle la importancia que tiene a nuestro trabajo, si nosotros no tenemos claro lo que hacemos ¿Quién lo tendrá?
Para esto es importante visualizar lo que hacemos y hacer respaldos teóricos y prácticos, es decir, utilizar nuestra experiencia como estrategia de crecimiento.
¿Qué hacemos, cómo lo hacemos y qué garantías nos deja?

Reconocer errores.
Nadie es perfecto, pero todos podemos mejorar. Siempre ha sido mi premisa, y en el trabajo es vital incorporarlo a modo de aprendizaje, lo importante no es cuántas veces te has equivocado, sino qué has hecho para solucionarlo. Es importante que los procesos sean transparentes y sinceros, especialmente si se trata de un proyecto donde varias personas están trabajando interdisciplinariamente.

Pastelero a tus pasteles.
Si bien se nos enseña a ser creativos y aprender a buscar soluciones, cuando nos enfrentamos a un proyecto donde debemos utilizar herramientas o estrategias que desconocemos, lo mejor es dejarlo en manos de alguien con experiencia, ya sea como partner o aprender a recomendar a otro que lo hará mejor, sin duda, es mejor que entregar un trabajo a medias y de mala calidad.

La experiencia es invaluable.
Cada vez que nos enfrentamos a un proyecto, nos movemos en dos dimensiones, lo conocido y lo desconocido. Para lo primero tenemos como respaldo los trabajos, portafolios, cartas de satisfacción del cliente, etc. Para lo segundo, tenemos el proceso de cada proyecto, los imponderables, la capacidad de resiliencia y superación de obstáculos, ese manejo sólo lo entrega la experiencia y es vital para comprometer con resultados reales y de calidad.

Calcular tus necesidad y sus costos.
¿Qué esperas para tu vida? Trabaja por eso, no pidas menos de lo que necesitas para proyectar tu vida, tampoco pidas más de lo que puedas entregar.
Lee: ¿Cómo cobrar en diseño? 

Aprender a entender al cliente.
Ellos siempre tienen una idea en la cabeza de lo que quieren, sólo nuestras habilidades de persuasión y ser convincentes nos ayudarán a entregarle un resultado efectivo y acorde a sus expectativas. ¿Qué quiere, para qué, cómo?

Hacer contratos y aprender a cobrar y exigir plazos.
En un contrato se estipula todo lo que necesitamos para trabajar, los tiempos, plazos, condiciones, cantidad de correcciones y multas. Es importante que el cliente sienta que la razón de esto, es para asegurar la co-responsabilidad con el proyecto y que también garantice que el resultado se hará de la mejor manera posible. Aquí también debe existir espacio para acordar la entrega de material, imágenes, ortografía, jerarquización del contenido, etc.
Lee: “Contrato tipo de prestación de servicios gráficos” en Grafiscopio. 

Cumplir las promesas y exigir reciprocidad.
Si nos comprometimos a un plazo y calidad determinados, debemos ser capaces de responder a ello. No debemos hacer expectativas falsas al cliente, cuando eso sucede, es cuando la reputación y credibilidad se va perdiendo de a poco. Además es de suma importancia que el cliente se comprometa a entregar los materiales necesarios en un tiempo estipulado, de no ser así, los plazos propuestos por diseño y ejecución se deben posponer.

Enseñar la importancia del original.
¿Por qué es importante hacer trabajos con material original y propio? Como diseñadores deberíamos saber que el tema del copyright es de cuidado. El uso de imágenes, fotografías, tipografías y contenido no autorizados le baja el perfil y la calidad a lo que hacemos, además expone a tu cliente a multas y malos ratos. Es importante hablarlo con ellos y que se hagan cargo del uso del material entregado.

Todos los procesos son lentos, debemos aprender a clasificar y categorizar los contenidos que entregamos y la forma de llevarlos a cabo, guardar los procesos, errores y resultados como aprendizaje, generar estrategias diferentes para cada proyecto y hacerlo de la mejor forma posible. Enseñar a la comunidad la importancia y el valor de lo que hacemos y educar responsablemente, mejorando la calidad. Esto sólo está en nuestras manos.

Url corta: http://bit.ly/JuEDRV

Lenguaje, cerebro y significado, vitales para comunicar.

Lenguaje y Significado

La forma como procesamos la información en el cerebro es magnífica, no sólo las conexiones cerebrales que se activan cuando percibimos, también la capacidad de renovar y aprender a reestructurar conceptos, ideas, descubrir perspectivas, soñar, etc.

Cuando no existían estudios sobre cómo funciona el cerebro de acuerdo a los estímulos senso-motoros que recibimos del ambiente, los filósofos se centraban en analizar el post-pensamiento, es decir, aquello que daba resultado, que podía reconocer acciones y/o ideas respecto a “algo”. Así es como diferentes corrientes analíticas dieron paso a propuestas metodológicas y funcionales del lenguaje, los símbolos y la significación. Por ejemplo la Hermenéutica de Heidegger y sus contemporáneos, que estudian la interpretación, la forma de establecer relaciones entre la palabra escrita, su oralidad y concepción cultural, sin necesariamente construir realidades con los paradigmas sociales imperantes.

Hoy, todas esas perspectivas, sumadas a los estudios de neurociencia y psicología cognitiva, dan paso a nuevas aristas para comprender el “cómo pensamos”.
Se pueden establecer leyes y parámetros mentales para esclarecer estos procesos, pero definitivamente la verdad al respecto estará sesgada siempre por patrones culturales y orientaciones científicas.

De vital importancia para las comunicaciones es comprender y saber acerca de la filosofía del lenguaje y el significado, sus estructuras, el cuestionamiento que se ha hecho sobre su uso y la forma de llevarlo a la comunicación.

El modelo actual de pensamiento con el que trabajamos se centra en la percepción, que siendo muy importante, no es la llave maestra para potenciar las relaciones humanas. El lenguaje es vital para el entendimiento, la manera de construir realidades y el cómo reafirmar ideas en conceptos está siendo cada vez más desplazado por las tendencias de moda en cuanto a publicidad y diseño; Es por eso que la retórica argumentativa no se utiliza en la esfera cotidiana porque la inmediatez y el mensaje directo son las estrategias usadas para comunicar mensajes, la educación en el lenguaje se centra en ese modelo de pensamiento.

El lenguaje es una herramienta para comprender el mundo, a través de él proyectamos, imaginamos, significamos lo que nos rodea para comunicar y entendernos como sociedad humana. Desde que nacemos recibimos información donde los sentidos se entrelazan con la fonética de las palabras, el sonido y la forma de hablar conectan el cerebro con los significados y su contexto social.
Si bien existen muchas lenguas y distintas acepciones de las palabras, cada una tiene un significado único en una comunidad específica, por eso el estudio del significado es tan importante, pues es parte del cuestionamiento natural del entendimiento, desde su forma de construir realidades hasta el desarrollo mental de los individuos.

Para quienes nos dedicamos a comunicar, la importancia de construir un mensaje es inmensa, es necesario tener muy claro qué objetivo queremos transmitir, pues la construcción de significados varía de acuerdo a diversos factores, como la edad, el imaginario colectivo, el estatus social, nivel educacional, cultura y tantos otros que pueden influir en que lo dicho se interprete de manera distinta dependiendo de cómo se estructuró la información.

El fenómeno del pensamiento es global, abarca todas las áreas del conocimiento, abrirnos a nuevas perspectivas para su estudio nos entrega entendimiento multidisciplinario y así evitar caer en la localidad y en la creación de manuales únicos de desarrollo del ejercicio de la comunicación.

Textos relacionados:
¿Existe el pensamiento sin lenguaje?
Observando, interpretamos el mundo
Análisis de neuronas espejo: una nueva visión para las comunicaciones

Url corta: http://bit.ly/IRiiuI

Observando, interpretamos el mundo

Desde que estamos en el vientre materno, percibimos y articulamos sensaciones que se almacenan en la mente, la genética que traspasamos a nuestra descendencia también está cargada de disposiciones y “costumbres” ambientales.

Todos los seres cohabitamos en comunidades, dentro de las cuales debemos tener rasgos comunes o percepciones de la realidad similares para poder identificarnos con el entorno y con nuestros congéneres. Si no pudiéramos interpretar lo que el otro piensa, jamás podríamos comunicarnos y menos convivir en sociedad. Como vimos en el artículo anterior sobre las neuronas espejo, hace muy poco se ha descubierto que el cerebro humano tiene elementos biológicos específicos que otorgan la capacidad de imitación y observación aguda de los movimientos y actos del otro.

Un importante avance hacia los estudios modernos del pensamiento lo hizo Gregory Bateson, quien planteó la relación entre mente y entorno interpretándolo como un círculo en constante cambio, donde el contexto determina situaciones y maneras de comprender el pensamiento humano; “¿Cómo sucede que pensamos aquello que pensamos?” ¿Qué relaciones establecemos para definir, categorizar, situar, identificar, etc.? Se comienza a hablar de “ecología de la mente” y redes de relaciones significativas.

Actualmente hablamos de “Teoría de la mente” como la capacidad de comprender a las personas como seres “psicológicos”, desarrollando habilidades cognitivas que nos ayudan a atribuir “mente” sobre otros y también sobre nosotros mismos. Se activa la capacidad de predecir y actuar en razón de lo que conocemos, de la información que nos entrega el medio.

Desde el yo construimos representaciones mentales del otro, siendo capaces de adelantarnos a su pensamiento por la aguda observación e imitación de sus actos y la interpretación que hacemos de sus creencias, a esto se la llama: Intersubjetividad, que es la capacidad de hacer inferencias acerca del otro por la información recibida y además la acción de dos o más personas en un acto de habla (Los actos de habla son aquellos que por medio del lenguaje natural y la pragmática comunican y transforman el entendimiento y expresan un compromiso relacional con otro)

Las representaciones de segundo orden son aquellas que, a partir del conocimiento teórico previo, otorgan distinciones a las representaciones por medio del mentalismo recursivo y la identificación y se conocen como: Metarrepresentaciones.  A partir de este concepto, se habla de  proto-metarrepresentación a los actos imitativos en los menores de un año, quienes al observar a un ser de su misma especie, intentan reflejar la acción que observan, por ejemplo: abrir la boca, cerrar los ojos.

Logramos tener conciencia de que otros tienen creencias, es decir, inferimos el comportamiento de los demás por medio de la observación de sus acciones y la concordancia que tienen con el entorno. Para estudiar esto se desarrollan ejercicios cognitivos llamados “juegos de ficción” (ver ejemplo) donde se advierte la capacidad de los niños de predecir; aquí aparece el problema de la falsa creencia donde el niño menor de cuatro años, no es capaz de suponer estados mentales atribuidos por la información del medio, es decir, la realidad que ellos manifiestan en otro es literal y no construyen metarrepresentaciones para comprender los sucesos, porque no han formado la madurez de sus herramientas para procesar la información cognitiva. Los niños piensan de forma concreta y no han desarrollado habilidades para conjugar la experiencia inmediata con la intención del otro respecto a sus pares o adultos, la realidad está formada por hechos, no por creencias a partir de inferencias acerca del otro.

Estudios realizados en psicología cognitiva apuntan a explicar el comportamiento de nuestras relaciones a partir de la biología cerebral y el aprendizaje por convivencia, imitación y contextualización, además de la conjunción cerebral de las actividades representacionales.

Si observamos la evolución cognitiva de la mente, la capacidad que desarrollamos se vincula con las habilidades comunicativas y de inferencia que vamos adquiriendo con el crecimiento, algunas características en que se visualizan son:

- Nonato: es capaz de percibir los sonidos maternos y la longitud de onda que emiten al hablar.
- Neonato: realiza actos de imitación (actos proto-metarrepresentacionales).
- 9 meses: comienzan a descubrir la comunicación intencionada.
- 2 años: los niños son capaces de establecer juegos de ficción, es decir, pueden otorgar características reales a objetos inanimados, sin necesidad de creer que son lo que representan.
- 3 años: comprenden la intención de una frase sencilla en un contexto determinado.
- 4 años: cometen el llamado “error realista” por la comprensión de creencias falsas.
- 5 años y más: predecir el actuar de otro mediante la inferencia de sus creencias. (metarrepresentación)

Lo interesante de todo esto es que desarrollamos estas habilidades por la necesidad de identificación con el medio en que vivimos y con los demás seres humanos.

Observamos, imitamos, aprendemos y queremos ser reconocidos en el espacio-tiempo porque buscamos constantemente encontrar identidad, pensamos “el otro es como yo” “yo soy como tu” .

La realidad que construimos es personal, porque toda negación o afirmación es producto de inferencias y representaciones que tenemos del mundo y de las personas. Utilizamos la recursividad y la comunicación para explicar nuestra percepción de realidad, sin embargo, cada ser tendrá su propio espacio y discurso mental de acuerdo a lo que observa y experimenta con el medio.

La finalidad de todo esto es la vida en comunidad, sentirnos parte de un grupo social y establecer lazos con las demás personas y con el medio natural. Somos lo que comunicamos, las proyecciones y configuraciones, pues al establecer en otro una identificación debe existir “algo” que nos conecte por medio de los sentidos y con el lenguaje. Lo interesante es la capacidad de hacer “conclusiones adelantadas” de los actos de otro, la forma en que podemos comprenderlo desde su intención y que nos ayuda a comprender la evolución del pensamiento y de las relaciones sociales.

Bibliografía:
“Pensamiento, Representaciones y conciencia: nuevas reflexiones”.
Compiladoras: Alicia Gianella, María Cristina González, Nora Stigol.
Primera Edición, Alianza Editorial S.A. 2008, Buenos Aires, Argentina.

Gregory Bateson: un pensamiento complejo para pensar la complejidad (Leer aquí)

Url corta: http://bit.ly/HPYGcb