conocimiento-social

Construir conocimiento social, los límites no son restricciones

julio 11, 2011

by — Posted in Comunicación

Los problemas existen cuando no somos capaces de responder preguntas a las incertidumbres que nos aquejan. Como describía en un artículo anterior, son necesidades no resueltas que existen en una realidad específica, es todo aquello que no podemos explicar debido a nuestra actual comprensión de mundo.

Resolver o analizar una incertidumbre es buscar solución aún cuando no se pueda realizar por términos concretos o esté fuera de nuestros alcances locales, ya sea económicos, sociales o normativos. Muchas interrogantes están fuera de nuestro alcance cognitivo y su análisis debe entrar en el campo del conocimiento científico, como plantea *John Casti los límites existen en los problemas lógicamente indecidibles como los del tipo matemático, donde las variables son infinitas y las normas que rigen el pensamiento científico son medibles pero no suponen un fin, sino más bien, un rango de respuestas que varían de acuerdo a reglas comprobables, verdaderas y continuas, donde encontrar una respuesta final es casi imposible.

Construir conocimiento social es diferente a conocer desde el pensamiento científico, porque hay mucha arbitrariedad y se rige bajo los paradigmas del grupo. Conocer sería responder a una pregunta dentro de una realidad donde la solución será efectiva, independiente de si ésta se puede llevar a cabo o no, o si es comprobable según normas y/o algoritmos. Creo que ambas formas de conocimiento se aplican a diferentes niveles de búsqueda en el desarrollo de un problema y ambas ayudan a dejar la incertidumbre.

Los límites no son restricciones

Formalmente, cuando somos capaces de representar y comunicar una interrogante, estamos ampliando las posibilidades de encontrar solución, el conocimiento social se potencia y adquiere valor cuando los seres humanos generamos instancias para observar más allá de lo que vemos habitualmente. Para comprender es necesario desarrollar habilidades y estrategias, relacionar lógica e intuitivamente factores para mirar el problema desde una perspectiva holística, y reconocer los límites de nuestro pensamiento para poder traspasar esta barrera y construir la representación del conocimiento, por lo tanto, al darnos cuenta que existe un límite es asumir desconocimiento y contextualizar la ignorancia al respecto e identificar un eslabón que antes no existía. Este ejercicio nos acerca a encontrar solución.

Aprender a comunicar 

Al ser capaces de identificar nuestra incertidumbre, somos capaces de designar los factores que la componen desde diferentes aristas, como la expresión formal (forma de designar un problema desde lo “conocido”); lo inherente siendo lo que se configura a partir de paradigmas y relaciones mentales subconscientes y los preceptos sociales en figuras socialmente aceptadas dentro de un grupo humano.

Otorgarle valor a la experiencia científica y su contextualización con el medio, aporta a la relación que podemos hacer de las cosas para vincular el mundo real/social con las habilidades que desarrollamos, entregándonos herramientas de conocimiento y conjugaciones con lo estudiado a través de la historia, uniendo realidad con aprendizaje.

Aprender a comunicar lo desconocido es tan importante como encontrar la solución, puesto que cuando somos capaces de llevar un problema desde lo subjetivo a lo objetivo, estamos convirtiendo lo simple en complejo, activando el proceso de ingenio desde la creatividad a la relación que hacemos de los preconceptos del problema general, ser capaces de reconocer y designar lo que está en nuestro subconsciente y hacerlo presente en la relación con nuestros recuerdos es comprender desde otra perspectiva lo que queremos resolver, por lo tanto, generar entendimiento.

Construir conocimiento en sociedad es crear comunidad, generando reciprocidad y conciencia. El pensamiento humano en su complejidad e individualidad funciona desde la lógica, pero muchas veces los consensos son parte de la comprensión y amplitud de mundo. Las relaciones humanas generan soluciones acotadas a niveles y medios sociales, sin embargo, la visión general y objetiva de los factores puede ayudarnos a crecer y responder a problemáticas que aquejan a la mayoría de los integrantes de la sociedad.

* “Los límites del conocimiento científico” por John Casti en ”Nuevos Paradigmas a comienzos del tercer milenio”, Álvaro Fischer, Instituto de Ingenieros de Chile, segunda edición, agosto 2004, Aguilar Chilena Ediciones S.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *